Diferencias y orígen entre Clementina BIO y Mandarina ecológica
16638
post-template-default,single,single-post,postid-16638,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,footer_responsive_adv,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

Origen de la clementina y diferencias con la mandarina

Origen de la clementina y diferencias con la mandarina

La clementina ecológica (bio) es una de las frutas favoritas del invierno. Fáciles de pelar, sabrosas y llenas de vitamina C. ¿Sabes como comenzó el cultivo de esta fruta?

El origen, y el nombre, tiene que ver con la hibridación que llevó a cabo el hermano Clement Rodier a finales del sigo XIX en el orfanato de Argelia. Su pasión por las plantas le llevó a realizar un cruce entre un naranjo amargo con un mandarino, cuyo resultado fue un fruto poco ácido, facil de pelar con una piel fina y dulce. De este modo nacía la clementina, y la popularidad entre los niños del orfanato hizo que cruzara las fronteras del mismo y comenzara su cultivo a lo largo del Mediterráneo.

A continuación vamos a señalar las principales diferencias con la mandarina:

– Las clementinas no tienen semillas.

– Son más dulces que las mandarinas.

– Tienen la piel menos pegada a la carne y son fruta de invierno, las mandarinas comienzan a finales de otoño. La temporada de clementinas dura menos que la de las mandarinas.